Cargando...

25 de febrero de 2012

ACTA vs derechos humanos

EXCLUSIVO PARA FRIKARTE, publicado el 14 de febrero de 2012


ACTA, Acuerdo Comercial Antifalsificación
El Acuerdo Comercial Anti-falsificación (ACTA por sus siglas en inglés), vuelve a ser noticia este fin de semana por las manifestaciones en más de 50 ciudades alemanas, que han frenado -de momento- la aprobación del gobierno Merkel. Pero, ¿por qué miles de personas salieron a las calles en Alemania y en Bulgaria ? ¿Acaso este acuerdo no es un intento para proteger la propiedad intelectual? ¿O nos han vendido el pan medio hecho?
Resulta que mientras en España nos duermen con la Ley Sinde; en Estados Unidos, con la SOPA y en otros muchos sitios con proyectos similares que no llegan a ningún lugar, o se quedan a media. Los principales socios comerciales y empresas del mundo vienen con este acuerdo desde 2010 y no piensan detenerse hasta verlo aplicado en todos los países. No obstante, han encontrado trabas en otros miembros de la Unión Europea como Polonia, República Checa, Eslovaquia y Rumania.
No han encontrado trabas en los ciudadanos porque no nos han consultado como es debido. En el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón, principal promotor junto a Estados Unidos del ACTA, la Unión Europea y 22 de sus miembros -incluida España por supuesto- firmaron este acuerdo el 26 de enero, previamente aprobado por otras ocho naciones entre ellas Australia, Canadá, Corea del Sur, Marruecos, Nueva Zelanda y Singapur.
La suma no da, somos más de 190 naciones reconocidas por la ONU, pero en cosas como estas y muchas otras solo deciden unos cuantos. Y vean qué deciden en este video:


Más allá del evidente monopolio cultural, la firma de este tratado supone el recorte de libertades fundamentales pregonadas durante décadas por la democracia y que limitarán en Internet. ¿Cómo explicarán a cualquier persona del Medio Oriente que ya no pueden decir cuánto y dónde quieran porque eso tiene derecho de autor? ¿Acabamos con las dictaduras islámicas para amordazar la boca a quienes llevan años sin decir una palabra?
Tal vez para ellos sea más fácil y comprensible no decir lo que piensan o compartir un artículo con copyright, donde se critica una nación y por tanto puede ser censurado en la misma; entrenamiento tienen de sobra. Pero, quienes vivimos del lado de acá y supuestamente disfrutamos de la libertad de expresión, reunión y otras bondades civiles alcanzadas con la democracia, ¿lo entenderemos también?
La respuesta y solución es evidente. Los ciber-ciudadanos estamos bien claros de que no podemos admitir la privación de compartir material en Internet porque tenga copyright, qué yo no me gano un kilo por mandarle una canción a mi familia en Cuba o algún fragmento del último libro de Isabel Allende a mi madre. Además -seguro “además” también le ponen copyright- , de qué vamos a escribir cualquier periodista, blogger, escritor o creador si ya todo está protegido o comprado por alguien. Todas las grandes obras han sido versionadas, ¿cómo no hablar de Romeo y Julieta si es el tema universal del amor?
Algunos han calificado en la web, este acuerdo y sus versiones locales como una “cacería de brujas”. Lo peor aún está por llegar, navegar por Internet será un verdadero calvario, que pagamos por un servicio a las compañías no para que nos vigilen como niños pequeños qué hacemos o dejamos de hacer. Si alguien temía por su privacidad con Facebook o Twitter, eso es un caramelo al lado de los espías que vigilarán nuestros correos, documentos, archivos. ¿Para qué crean el servicio de almacenamiento en nube si no podremos guardar nada que tenga copyright? ¿Qué voy a subir las fotos de mi familia para no poder recuperar ninguna cuando lo cierren, como sucedió con Megaupload?
El director jefe de asuntos jurídicos en Amnistía Internacional, Widney Brown, llamó a la Unión Europea a rechazar el ACTA pues viola derechos humanos como la libertad de información y expresión, la privacidad, el acceso a medicinas y la posibilidad de un juicio justo. Para esta organización la protección de la propiedad intelectual nunca debe producirse a costa de los derechos humanos fundamentales, apunta David Ballota en Nación Red.
Precisamente, los argumentos de la República Checa para no firmar este acuerdo, fue que “los fundamentos de la libertad y el acceso libre a la información están en peligro”. Y desde Alemania el líder del Partido Verde, Thomas Pfeiffer reiteró que: “No es aceptable sacrificar los derechos de libertad por los de autor”.
Nunca nos cansaremos de decirlo, supongo que ustedes tampoco.
Acciones para detener el ACTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión vale