8 de enero de 2011

Zoo de Lagos, Portugal


Esta visita a Algarve, al sur de Portugal, fue un pretexto ideal para ir al Zoológico de Lagos, que como todos tienen muchísimas especies animales, unas en jaulas y las más mansas libres, claro está. Pues adentrarme en este sitio me hizo acordarme de aquellas composiciones de niño, obligadas en cada clase "Un paseo al Zoológico".


Cuando en 4to o 5to grado de primaria te enseñan a hacer una composición, entiéndase párrafo de 5 a 10 oraciones, todas las semanas la maestra pedía una distinta, bien era "Mis vacaciones", "Un paseo feliz" o cualquier otro nombre por el estilo, la del Zoo era fija cada cierto tiempo, para mí una de las más socorridas.


Siempre solía escribir del Zoológico de 26 de la capital cubana o del Nacional, aunque este último no me gustaba tanto. En Portugal solo tuve que ver un cartel en la carretera para desear ir al de Lagos, para llegar fue un dolor de cabeza, metido en lo más intrincado de ese municipio portugués, más de tres horas hicieron falta para llegar.


Lo que más abunda en este Zoo son las aves, desde distintos lugares llegan para el disfrute de todos aquí en Portugal: patos, cisnes, buhos y otros.

También te encuentras a cuadrúpedos en sus muchas variantes: ovejas, cabras y hasta llamas... Pero del Zoo lo que más me gustó fue este animalito peludo, parece un cachorro entre tanto pelo, pero es un conejo, ahora no me pregunten de qué tipo.


No podían faltar las fieras de la selva, no obstante los encontré dormidos y solo a este, del león ni la pista ¿habrán desplazado al Rey de la selva?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión vale